viernes, octubre 24, 2008

Mañanas

No me había dado cuenta de lo bella que es Ciudad Universitaria por las mañanas. Ese paisaje de prados, edificios, estudiantes (pocos) y bruma en el sur de la Ciudad de México me conmueve y me exalta el Orgullo Azul y Oro.

En general, siempre he sabido que me gustan las mañanas. Un colega de esta oficina me dijo un día que tengo costumbres de abuelito. En efecto, los ancianos suelen levantarse muy temprano para aprovechar esas primeras horas del día. Yo no hago eso, claro, pero cuando por alguna razón estoy en pie por ahí de las siete u ocho de la mañana y veo la vida pasar en esos instantes, me siento contento. Como hoy.

Sin embargo, sí tengo otros hábitos de adulto mayor, por ejemplo, comprar el diario, tomar café con leche en el cual mojo el pan dulce que me desayuno, sentarme en un parque a mirar a las palomas comer el pan que la gente les tira... (guiño a Calamaro). En fin.

Todo este asunto es porque me gustan las mañanas como hoy: con cielo azul, con frío y sin gente.

¿Qué más se puede pedir para arrancar un viernes?



1 Comments:

Blogger Tarzan said...

Una Tachaaaaa!!!!
Ah! chinga... no no... perdon...
eso era para otro post!
Jajajaja!!!
Un abrazo, amigo!

octubre 24, 2008 2:27 p. m.  

Publicar un comentario

1 comentarios

<< Home