viernes, octubre 03, 2008

Viernes de resurrección

Y lo dicho, hoy se nos ha enfermado una funcionaria (de gripe y fiebre) y otra no ha venido porque es su cumpleaños. Ah. Tal cual.

Mañana se cumple un año de mi operación por ERGE. A las 07.00 horas del 4 de octubre de 2007, El Año Cabrón, ingresaba (más bien veía cómo me metían) al quirófano para practicarme esa cosa llamada Funduplicatura de Nissen. Un año entero ya de esto, ¿qué tal? Tengo menos acidez y puedo cenar sin esperar tres horas para dormir. Sr. Nissen, gracias donde quiera que esté.

La cosecha de decapitados y ejecutados no se acaba. Esta semana se ha vuelto costumbre conocer el conteo de hombres muertos en Tijuana al momento de abrir el diario en línea. Me parece que tan sólo en estos últimos días van 40 fallecidos por esta vía. De hecho, El País ha estado destacando la ola de hiper violencia en la frontera al dedillo. Por cierto, ayer asesinaron a un comandante de la policía local en Tehuacán, Pue., con lo que este estado se ha estrenado en el recuento de bajas relacionadas con el crimen organizado.

Un colega de aquí me dio el tip para pasar los archivos compactados de música de un iPod al disco duro del ordenador. Con esto pude recuperar varios discos que estaban en mi antiguo aparato, por lo que ahora sí el artilugio que uso actualmente está bastante robustecido con música de aquí y acullá. También pude hacer un respaldo por si llegase a pasar algo. Ahora mismo escucho un disco que tenía bastante tiempo en el limbo: El por qué de mis peinados del Sr. Chinarro. Algo ligero para este mediodía de viernes post marcha violenta para conmemorar la violencia de hace cuatro décadas.

El domingo juegan los Pumas contra las gallinas en el campo sagrado de Ciudad Universitaria. A pesar de toda la alharaca que se arma en la víspera de este encuentro, para mí que terminará en un desabrido empate a ceros o a un gol. Tal cual. Mucho ruido y pocas nueces. Además, con el Tuca en el banquillo uno ya espera que los universitarios salgan a empatar, a no perder y, ya como algo muy extraordinario, a ganar (y sólo por un gol). En fin.

Leo que han detenido a una caterva de dizque juniors --pijos, hijos de papi-- en el centroamericano estado de Chiapas. La razón: los nenes se dedicaban a golpear a sus contemporáneos cuando estos salían de los antros de moda de aquella región del sureste por puro y llano placer. Les llamaban algo así como la banda de los BMW, claro, debido a su afición por conducir estos coches alemanes. ¿Qué tal? Una versión tropicalizada y folklórica de los Clockwork Orange... Hay de todo por estos rumbos.

Después de ver al hombre que se prendió fuego en Xalapa una pregunta asalta mi alma llanera, ¿cuál será la actitud que tome ese pequeño Tlatoani rojillo del subdesarrollo veracruzano llamado Fidel Herrera frente a este acto extremo?

Los días pasan y aún no ponen en cartelera Shine a light en la Ciudad de México. Ya no me sorprende. Así es esto.

Y, bueno, pues habrá que retomar un poco las actividades normales de este viernes curiosamente-siempre-invadido-por-enfermedades después de este parón de solaz y bloguetariado.

Adelante.

1 Comments:

Blogger Tarzan said...

Yo opino que te des un rol por estas tierras y veamos "Shine a Light"
Garantizo buena peda, comida y harto rock and roll...
animese!

octubre 03, 2008 5:01 p. m.  

Publicar un comentario

1 comentarios

<< Home