lunes, mayo 04, 2009

En descenso

Dice la autoridad sanitaria de este país que el riesgo por el virus A H1N1 va en descenso. No sólo se ha estabilizado, sino que ahora vemos alguna especie de luz al final del túnel. Aunque es temprano para sacar conclusiones, aquí van algunas surgidas del hecho de tener que venir a trabajar aún cuando el presidente nos recomendó estar en casa por estos días.

a. La cultura sanitaria en México es pésima. Y todos tenemos parte de culpa. Nosotros, los ciudadanos, por resistir ante cualquier enfermedad y por automedicarnos sin ton ni son. Ellos, la administración pública en salubridad, por tener un servicio aberrante donde para todo te dan Naproxen o Diclofenaco, donde te tardan hasta seis meses para progamarte una cita en especialidades, donde los médicos deben atender a más de 50 personas en menos de seis horas (con todo lo que ellos implica), entre otros asuntos bizarros. Ellos, los farmacéuticos y los laboratorios, porque permiten que sus productos sean vendidos sin receta en cualquier botica y porque sus precios están elevadísimos, lo cual contribuye a que aparezcan farsantes como el Dr. Simi que, lejos de hacerle un bien a la población, la acostumbran a placebos y frivolidades.

b. La investigación científica en México es decadente. Ahora resulta que se van a destinar no sé cuántos millones de pesos a este proceso de conocimiento para que, algún día, volvamos a tener autosuficiencia en la elaboración de vacunas. Como si investigar y obtener resultados concretos fuese sólo cuestión de inyectar recursos y esperar sentados al día de mañana para que del laboratorio salga la cura mágica.

c. México es como el típico tío que quiere quedar bien con todo el mundo y, de repente, se da cuenta que a todos esos mismos que desea agradar a cualquier precio les cae en la punta del escroto. Ahí están, para ejemplos contundentes y recientes, las actitudes de pueblos como el argentino, el peruano, el cubano, el chileno y hasta el chino (y eso que habían hecho un buen guiño con nosotros al enviarnos varias toneladas de material de apoyo). Con todos ellos México siempre ha querido pasar como un país buena onda y súper alivianado. Y miren nada más cómo nos pagan, con desprecio, discriminación, xenofobia y racismo. No sólo siempre "les tendemos la mano", los tratamos "como hermanos" y hasta les dejamos que sus jugadores de fútbol vengan a robar y hasta a portar el jersey de la selección nacional (con el aplauso chimuelo de las hordas babeantes y los ayatolas de los medios de comunicación). Y al final, la verdadera cara de todo: que nos ven mal y nos tratan peor. Ojalá esto sí sea una de las lecciones fuertes que nos queden a los mexicanos y comencemos a ser más duros al momento de lidiar con los extranjeros.

d. En contraste, me parece que sí tenemos una población con tendencias a convertirse en portadora de genes del segundo o del primer mundo. La respuesta de la ciudadanía ha sido ejemplar (claro, nunca falta alguien que duda de todo y de todos). Pero, en general, creo que los habitantes de la Ciudad de México han vuelto a demostrar que son la vanguardia de este país y que los mexicanos, en términos amplios, sabemos funcionar en equipo (lástima que esto casi siempre sea frente a la desgracia).

1 Comments:

Blogger Tarzan said...

Estoy convencido de que todo es mera especulacion... triste y doloroso, pero no esta sucediendo nada... y no es por que pida a gritos por ver sangre en la tele, o mas bien, flemas, pero que no jodan...

Si es cierto la reaccion en equipo de la ciudad de mexico, pero me preocupa mas el hecho de que todos seamos suceptibles al panico colectivo e inmediato... no? de un dia a otro, la ciudad se vacio y se sepulto la actividad economica...

Lo que si, es que siendo la primera vez que se recurre a la histeria colectiva en primera persona (afectaciones directas a la salud de uno mismo)puede ser que se explique la reaccion y con esto, Calderon se esta comprando su pase a la inmortalidad. Mucho mas alla que el Chupacabras, el escandalo de la Trevi y los balseros milagrosos del oceano pacifico...

Por cierto... ya pude regresar a leer tu bitacora... jeje

mayo 05, 2009 11:30 a. m.  

Publicar un comentario

1 comentarios

<< Home