viernes, agosto 14, 2009

No sé lo que quiero, pero sé cómo conseguirlo

Anoche vi un programa en la televisión sobre el punk rock en Londres y Nueva York. Uno de la serie de las siete épocas del rock según la BBC. Ya lo había visto antes, pero nunca está de más volver a ver en acción a personal como J. Rotten, S. Vicious, J. Ramone, et al.

Y esta mañana lo primero que he hecho al llegar a mi lugar de trabajo ha sido poner en mi iTunes la secuencia de tres discos conmemorativos del punk (Punk 1977/2007: Roots & Rarities, The 77 Revolution, Harcore & British Second Wave) para animar un poco este día hermoso por fuera, horrible por dentro.

Que el punk rock elimine un poco toda esta sensación de zozobra, tedio, abulia, incertidumbre, pesadez y demás lindezas que acarrea este tipo de situaciones laborales. Que no se puede vivir como si la belleza no existiera. Además, creo que es necesario musicalizar de esta manera el inicio de la última jornada de la semana luego de haber hecho el puntual coraje respecto al aparcamiento. Con el arranque de las clases encontrar un pedazo de suelo para dejar el coche es todo menos que imposible. Y si a eso se le suma el hecho de que el personal encargado de cuidar la disponibilidad de cajones se la pasa papando moscas, cerrando accesos sin más y no poniendo atención en si se desocupa algún espacio, entonces tenemos la mezcla perfecta para un cóctel explosivo de resentimiento y furia.

En fin. Como diría una canción de The Clash, otros de los que aparecieron anoche en VH1, "odio a la administración pública". Yo no la odiaría directamente a ella, pero sí a muchos de los que la integran. A veces pienso que este país no tiene remedio por el tipo de gente que nos ha tocado habitarlo. Pero luego trato de ponerme aristotélico y encontrar el punto medio de las cosas: ni todos son nefastos, ni todos son santos. Pero cuando luego leo las noticias del día (crisis, recorte, corrupción, hiperviolencia) me voy hacia abajo. El miércoles que venía del norte de la ciudad vi un espectacular del ahora extinto Partido Social Demócrata que decía "México, el país sin guerra civil más violento del mundo". Y así es. O al menos nos acercamos a los primeros sitios. Una señorita del pueblo poblano fue secuestrada el sábado pasado. El punto es que de donde fue levantada a mi hogar no hay una gran distancia.

Regresando al programa del punk, también se decía que este movimiento musical fue resultado del clima de desánimo generalizado que se vivía en Inglaterra a mediados de la década de 1970. Bueno, me pregunto si esta situación de semi-guerra civil que vivimos en México a día de hoy no se debería ver reflejada también en algunas expresiones artísticas, por ejemplo, en la música (pero no sólo en los horteras narco-corridos), en el cine, en la pintura... Si fuese más joven y tuviera una banda post-punk mis canciones irían por el tipo de para qué quieres vivir, para qué quieres seguir, si saliendo de tu casa, 12 mil cartuchos de AR15 están esperando a por ti..., o no sé, algo así, algo que refleje que estamos viviendo en el más terrible de los hoyos de mierda que alguna vez haya experimentado esta colectividad. Si los Sex Pistols llamaban a la anarquía dentro del territorio de Su Majestad, ¿por qué no unos mesoamericanos clamaríamos por un poco de paz social dentro de nuestros aposentos?

En fin. Gracias al Señor ha llegado el viernes. Tendremos dos días para desconectarnos de la terca realidad..., aunque el regreso sea aún peor y sin anestecia.



2 Comments:

Anonymous Su lectora said...

Yo canto con usted. O toco algo. Usted nomás diga. Aunque su colega Efrén haga un gran esfuerzo por convencerme de lo contrario, yo creo que en este momento la humanidad podría desaparecer de un tajo y nada se perdería, al contrario.

agosto 14, 2009 12:17 p. m.  
Blogger Los Burócratas del Ritmo said...

Me parece excelente, podemos hacer una sección acústica en la que Ud. sea como Patti Smith y su servidor como Fernandito de La Polla Records...

Cada generación ha tenido su propio Apocalipsis Now, pero yo creo que nosotros sí nos estamos acercando peligrosamente al Día del Juicio Final.

Saludos,

M.

agosto 14, 2009 6:17 p. m.  

Publicar un comentario

2 comentarios

<< Home